Los grandes cambios en el mercado mundial de productos lácteos 10/03/2017

  • Este artículo fue publicado en mayo del 2016 con el título; “Los recortes de precios de la leche reflejan la realidad de los grandes cambios en el mercado mundial de productos lácteos”,  autoría de James Lockhart – Massey University (NZ). La situación en ese momento era de precios bajos, antes de que se produjera la suba de agosto de 2016 en adelante, generada por la quita del mercado en la Unión Europea de 350.000 toneladas de Leche en Polvo Descremada y la caída de la oferta en el hemisferio sur debido a las condiciones climáticas adversas.

    Es interesante releer este artículo por su referencia a los factores fundamentales del mercado internacional, ya  que parecería que las condiciones del mercado de los últimos meses se estarían modificando debido a la cercanía de la temporada de producción alta en el hemisferio norte, la perspectiva de la futura normalización de la oferta de Oceanía y América del Sur y el hecho que la Unión Europea aún no ha logrado desprenderse del stock de intervención.

     

     Los productores de leche de Australia y Nueva Zelanda necesitan acostumbrarse a los bajos precios de la leche, ya que representan la nueva norma en los mercados mundiales.

    Se está produciendo un cambio estructural en los mercados lácteos mundiales. Una tormenta perfecta ha surgido a través de una coincidencia de eventos, tecnología y cambios en las políticas de las principales naciones productoras de leche, incluyendo Australia, lo que dará lugar a un reajuste significativo a largo plazo de la economía láctea en todo el mundo.

    Las cooperativas Murray Goulburn y Fonterra han reducido dramáticamente los precios que ofrecen a los productores lecheros por la leche, provocando una reacción de los agricultores, que dicen que serán empujados al rojo y pueden quedar fuera de la lechería.

    Es sólo debido a la fortaleza de las dos cooperativas en la absorción de los costos de los altos precios de la leche en un mercado cambiante que estas reducciones no ocurrieron antes. Las cooperativas han demostrado una comprensión inadecuada de la economía global de los productos lácteos, pagando demasiado a los agricultores y tratando ahora de recuperar los anticipos pagados.

    Los bajos precios se han atribuido a una sobreoferta a corto plazo que coincide con una reducción de la demanda de China y Rusia. Parte de esta demanda está siendo satisfecha por la inversión china en Australia y Nueva Zelanda, que también contribuye a los cambios en curso. Sin embargo, el debate hasta ahora se ha centrado en los problemas de la demanda, ignorando la cuestión más importante del aumento de la oferta global.

    La preocupación por la creencia de que la demanda mundial resolverá las dificultades emergentes en los costos de producción en la finca y que se esperaba una "mejora sustancial en los precios a mediados de 2016" fue ingenua y no reconoció cuán rápida e irreversiblemente puede cambiar el suministro mundial de productos lácteos.

    Desde mediados del decenio de 2000, un fuerte aumento de la demanda de productos lácteos en Asia, en gran parte debido al aumento de la riqueza de ingresos medios, llevó al agotamiento total de las existencias excedentarias de productos lácteos en la Unión Europea y los Estados Unidos. Este cambio en el equilibrio entre oferta y demanda provocó un cambio temporal en los mercados de productos lácteos, porque el crecimiento de la demanda superó el crecimiento de la oferta entre un 50% y un 100% en algunos mercados sobre una base anual.

    En gran medida, este desequilibrio había sido impulsado por la regulación del mercado global de suministros en el que sólo compitieron algunas naciones exportadoras -incluidas Australia y Nueva Zelanda. Esto dio lugar a precios más altos que los precios históricos de los productos lácteos en los mercados mundiales, pero considerablemente más a corto plazo debido a las perturbaciones del PIB mundial y a los desequilibrios entre la oferta y la demanda a corto plazo.

    Lamentablemente, un supuesto crítico que parece haber surgido entre los productores durante este período, como lo demuestra la continua inversión y expansión, fue que el precio real de los productos lácteos globales estaba aumentando, tendencia que esperaban que continuara a largo plazo.

    El actual escenario de los precios de los productos lácteos, que históricamente habría durado poco, es en realidad el enmascaramiento de los cambios estructurales subyacentes a la dinámica del lado de la oferta que ya está en marcha. Sólo aproximadamente el 7% de la leche producida a nivel mundial se comercializa (65.000 millones de litros equivalentes de leche). Por lo tanto, un pequeño cambio en la oferta a nivel mundial tiene un profundo efecto en el equilibrio del mercado global de productos lácteos.

    La UE es el productor de leche más grande del mundo, con aproximadamente 160 mil millones de litros producidos anualmente. La eliminación de las cuotas de producción de leche en marzo de 2015 fue una oportunidad para la expansión de los productos lácteos y, lo que es más importante, ya no se limita a los tradicionales exportadores de leche de Irlanda, Francia, Bélgica y Holanda.

    Con el cupo, las exportaciones de la UE se duplicaron entre 2000 y 2013 a 9.500 millones de litros y se prevé que volverán a aumentar en la próxima temporada. La eliminación de cuotas ha liberado a los productores de leche en Europa central y oriental para aumentar considerablemente su escala, aprovechando las tecnologías negadas durante los años de la Guerra Fría. Junto con la eliminación de las regulaciones sobre el transporte de leche líquida a través de las fronteras, los productores y procesadores ahora se encuentran con oportunidades de crecimiento no experimentadas desde la segunda guerra mundial.

    Las políticas en el tercer mayor productor de leche del mundo, Estados Unidos, también pueden influir en el suministro mundial de productos lácteos en el futuro. La producción lechera actual está siendo estimulada por los bajos precios de los alimentos para el ganado, que fueron impulsados ​​por temporadas récord de rendimiento en 2013 y 2014, niveles similares en 2015 y nuevos máximos proyectados para 2016. El 80% de los costos de la granja lechera en los Estados Unidos son alimentos. La reducción en los costos de los alimentos de US$ 29,26 por 100 kg de leche en agosto de 2012 a US$ 18,04 por 100 kg de leche en junio de 2015 ha aumentado mucho el valor de la producción marginal.

    El advenimiento del fracking a gran escala, que ha dado lugar a una reducción significativa en el precio del petróleo, probablemente mantendrá los precios del maíz más bajos, al menos en el corto plazo. Esto se produce cuando el valor reducido de los biocombustibles vuelve a centrar el uso del maíz como alimento para el ganado de cría y engorde. El resultado neto es que se espera que el 75% de cada nueva tonelada de producción en los Estados Unidos se venda en el mercado mundial de excedentes.

    Los agricultores han luchado por el libre comercio y el acceso abierto durante décadas a ambos lados de Tasmania. Ahora que está emergiendo, los retornos rentables serán capturados primero por el productor global de menor costo. Somos tontos al pensar que eso será exclusivamente para Australia o Nueva Zelanda. Por lo tanto, posiblemente con la excepción del mercado de EE.UU., un reajuste a la baja está reservado para los precios mundiales de los productos lácteos.

    Se evidencia la altísima volatilidad del mercado mundial de productos lácteos, y que a diferencia de la posición sostenida habitualmente respecto a que el mercado está supeditado mayoritariamente al comportamiento de la demanda, en los últimos años la oferta es la que está jugando un rol fundamental. Esta situación debe ser muy tenida en cuenta a la hora de pronosticar precios para lo que resta de 2017.

    traducido y comentado por el OCLA