Herramientas para gestionar el riesgo de mercado en el negocio lechero

6/4/2019


  • En el presente informe se realiza una descripción sobre el funcionamiento, los atributos y los beneficios de contar con un mercado de futuros lácteo.

    La actividad primaria se encuentra expuesta a distintas fuentes de riesgo. La variabilidad en la ocurrencia de los eventos climáticos adversos y las fluctuaciones de precio de las materias primas impactan en la actividad agropecuaria. Por ello, la sostenibilidad del eslabón productivo depende de la disminución del riesgo, en donde el riesgo del mercado es uno de los más relevantes al momento de plantear estrategias. A continuación, se presenta la potencialidad de tener un mercado para cubrir los precios de los productos.

    El productor se enfrenta a numerosos riegos al realizar su producción, entre los más destacables se puede mencionar a los productivos (climáticos y sanitarios), de mercado, institucionales, macroeconómicos, entre otros. Es así que, a la hora de planificar la producción, resulta de utilidad contar con herramientas que permitan gestionar dichos riesgos. En pos de brindar estabilidad y transparencia de precios en el sector lácteo, la Secretaría de Agroindustria, en colaboración con los mercados integrados MATba y ROFEX , y la Comisión Nacional de Valores (CNV), implementaron un Mercado de Futuros, funcional desde mediados de diciembre 2018.

    Esta iniciativa de mercado local permitiría desarrollar estrategias de cobertura para el productor, para la industria e, inclusive, para los supermercados. En el primer caso, los empresarios agropecuarios posiblemente recurran al mercado de futuros lácteo para cubrir el precio de la mercadería, esperando que sea equivalente al precio de indiferencia más el plus que desean obtener. Simultáneamente, los productores pueden participar del mercado a término de granos con el objetivo de disminuir la incidencia de los costos de la alimentación, mediante la cobertura de los precios del maíz y la soja. En el caso de la industria y de los comercios, la motivación de participar en el mercado de futuros de la leche, provendría de la fijación del precio de la materia prima. De esta forma, el mercado de futuros lácteo brinda previsibilidad a los actores participantes, permitiendo un mejor proceso de toma de decisiones empresariales, estabilizando el flujo de caja y facilitando el acceso al financiamiento.

    Un actor clave en el mercado de futuros son los inversionistas, que son aquellas personas o empresas que participan en el mercado motivados por la oportunidad de rentabilidad con el arbitraje de los contratos. Estas figuras normalmente no pertenecen al sector en cuestión, sino que pertenecen al sector financiero. La importancia de contar con este tipo de actores radica en que otorgan volumen y liquidez al mercado de futuros, permitiendo la factibilidad del mismo, ya que habrá mayor cantidad de oferta y demanda de precios.

    Descripción del mercado de futuros de la leche. En el mundo existen diversos mercados de futuros para los productos lácteos, entre los cuales se destacan los de Estados Unidos, Nueva Zelanda y Unión Europea. Por lo general, en dichos mercados se comercializan productos como las leches tipificadas, la leche en polvo, los quesos, la manteca, el suero, etc. En el caso de Argentina, los bienes que se negocian son litros de leche, sin tener en cuenta la composición y la calidad (producto estandarizado). Los contratos son de 5.000 litros de leche, sin compromiso de entrega de producto físico, en otras palabras, se negocian posiciones de precios a futuro. El precio de referencia es el informado por la Secretaría de Agroindustria, a través del SIGLEA (que está elaborado en base al precio promedio ponderado nacional pagado al productor por litro de leche cruda a partir de la totalidad de empresas que liquidan a través de la Liquidación Única Mensual y Obligatoria –LUME-). El precio de cierre se define el último día hábil previo a la publicación del precio por litro-panel formal (SIGLEA) para el mes del contrato, según el calendario informado por la Secretaría de Agroindustria. En ese momento, se liquidarán los contratos por la diferencia de precios efectivos.

    Se debe tener en cuenta que la comercialización en los mercados de futuro implica incurrir en gastos operativos, dado que para ingresar se debe abonar derechos de registro y clearing (0,024% del valor de contrato + IVA) y depositar una garantía (margen) por contrato de ARS 4.000, monto que será devuelto al cancelar la operación, pero que implican un costo de oportunidad por inmovilidad del capital. Además, el inversor requiere de un agente habilitado por la CNV para negociar en el mercado, cuya comisión (porcentaje sobre el valor del contrato + IVA) dependerá del arreglo pactado entre el inversor y el agente.

    Del mismo modo, es menester considerar que el productor no necesariamente estará recibiendo por su producción el precio que figura en SIGLEA. Por un lado, porque este sistema muestra el promedio nacional del precio pagado al productor, pudiendo ser mayor o menor al precio realmente percibido. Y por el otro lado, porque el empresario lechero puede mejorar o empeorar el ingreso obtenido por la venta física de leche, con la ganancia o pérdida obtenida por la cobertura de precios en el mercado de futuros lácteo. El ingreso final del productor será la suma de los resultados obtenidos en el mercado físico (venta con entrega efectiva de la leche) y en el mercado financiero (futuro lácteo). Resulta de suma importancia que el productor realice un seguimiento de la evolución de las cotizaciones de la leche en el mercado de futuros lácteo, de modo de poder salir oportunamente ante variaciones de precios. Los contratos a término se cancelan al vencimiento de la operación o en cualquier momento previo al vencimiento del contrato, realizando la operación contraria.

    En conclusión, el mercado de futuros de la leche cruda es, para el productor, una oportunidad para disminuir el riesgo de mercado, dado que es una herramienta de cobertura de precios. Teniendo un precio arbitrado, el empresario agropecuario podrá mejorar el proceso de toma de decisiones, planificar el flujo de fondos y lograr un mejor acceso al financiamiento.

    extraído por OCLA del Informe Microeconómico N° 67 - CREA