CHINA: la melamina y la confianza del consumidor

26/3/2019

  • Hace una década, el escándalo de la melamina para aumentar el contenido de proteínas en la leche para lactantes en China, con graves repercusiones en la salud, ha trastornado la confianza en las empresas y en el sistema de seguridad alimentaria, lo que ha llevado a los consumidores a tomar decisiones. Proveedores extranjeros con ventas compras directas de paquetes de leche para bebés de supermercados de Europa, Australia y Nueva Zelanda, enviados por correo y vendidos en China al doble del precio.

    China, estimado para 2023, 32.000 millones de dólares es el mercado de leche en polvo para niños.

    Teniendo en cuenta que solo una de cada cuatro mujeres practica la lactancia materna, el mercado de la leche en polvo para bebés es muy importante y está creciendo. Según Euromonitor International, su valor se estima en 27.000 millones de dólares, con el pronóstico de alcanzar los 32.000 millones de dólares en 2023.

    Los productos importados continúan siendo percibidos como más seguros y de mayor calidad. Por lo tanto, las compañías que operan en China han tomado medidas para recuperar la participación en el mercado, la legislación se ha vuelto más estricta y los controles más seguros han elevado los estándares de calidad a niveles globales.

    Yili y Mengniu han establecido fuentes de suministro en Europa y Oceanía para recuperar la confianza del consumidor.

    Formación, investigación e innovación para interceptar la demanda china.

    Las empresas extranjeras que se han beneficiado de esta situación, en primer lugar Nestlé, que ha cuadruplicado su participación después del escándalo de la melamina y ahora son líderes del mercado, trabajan para interceptar la demanda de productos seguros y confiables, estimulando la capacitación, la investigación y la innovación. En 2014, Nestlé abrió un centro en el noreste del país para inducir a los granjeros a producir leche de mejor calidad, mientras que Danone está desarrollando un comercio electrónico para distribuir el producto incluso en ciudades más pequeñas en comparación con las megalópolis de Shangai y Pekín (las llamadas ciudades de nivel).

    Sin embargo, los productores chinos creen que las nuevas generaciones de padres ahora han dejado atrás los temores del escándalo de la melamina y ven nuevas oportunidades de crecimiento.


    traducido y extractado por el OCLA del newsletter de CLAL.it – Leo Bertozzi